¿Qué hacer en caso de escorpionismo?



Ofrecemos una guía sobre cómo actuar ante esta situación:


- Lavar la herida con agua y jabón.

- Mantener al paciente en reposo, evitando en lo posible que se movilice por sus propios medios, ya que si la víctima lo hace la distribución del veneno se verá favorecida. De igual forma, mantenga la calma: si usted se encuentra sereno, el paciente también lo estará.

- No suministrar medicamentos de ningún tipo.

- No aplicar torniquetes, crioterapia; no hacer incisiones o cortes; no succionar la herida; no aplicar descargas eléctricas; no suministrar ningún tipo de alimento o bebida, no aplicar remedios caseros.

No matar al escorpión causante del accidente. Si se captura, se puede colocar en un recipiente de vidrio o plástico por ejemplo (como los que se utilizan para envasar la mayonesa, margarina, etc) sin temor a que escape, ya que los escorpiones no podrán saltar ni trepar las paredes del envase o tarro. La colecta del ejemplar servirá para la identificación de la especie de artrópodo responsable de la herida y esto será de mucha utilidad para la aplicación del tratamiento y seguimiento de la evolución de la víctima.
(*) ver Descripción de procedimiento para captura de alacranes al final de este artículo.

- Trasladar a la persona lo más pronto posible al centro de salud más cercano: EL PACIENTE REQUIERE EL INICIO DE LA SUEROTERAPIA.


El kit antiescorpiónico, consta de 5 ampollas. Este es el único antídoto que se debe suministrar a la víctima. La dosis que deberá suministrar el médico tratante a la víctima dependerá de la severidad de la lesión.

El suero antiescorpiónico SOLO PUEDE SER ADMINISTRADO POR PERSONAL MÉDICO CALIFICADO, EN UN CENTRO MÉDICO ASISTENCIAL.

El suero antiescorpiónico puede adquirirse en las instalaciones de Biotecfar-UCV (Centro de Biotecnología de la Facultad de Farmacia), Caracas; Telf: +58 (212) 3397608 / 661.9427


- Proporcionar al médico tratante, la siguiente información de interés:


2.- Relativa al antiveneno:


3.- Guía para la identificación del animal:

Guía para identificar escorpiones de Venezuela: M. A. González-Sponga

4.-  Reseña del tratamiento del empozoñamiento por escorpiones del género Tityus en Venezuela (12-abril-2009) / José Vicente Mota y Carlos Sevcik


Al mismo tiempo, aconsejar al personal médico realizar los siguientes análisis: amilasa, glicemia, lipasa, hematología completa, electrolitos séricos, gases arteriales, PT/PTT y fibrinógeno; isoenzimas: CK/LDH/CK-MB


Fuente: Taller "Animales Terrestres Venenosos de Venezuela, parte de nuestro entorno", realizado en Caracas, 3-sep-2016 y dictado por Luís Fernando Navarrete (Presidente Bioreptilia).

Esta actividad fue promovida por la Sociedad Conservacionista AUDUBON de Venezuela-SCAV.


(*) Descripción de procedimiento para captura de alacranes

1.- Cubrir al escorpión con un envase de plástico o tarro de vidrio de boca ancha sobre una superficie horizontal (por ejemplo en el piso o sobre una mesa).

2.- Pasar con precaución una hoja de papel por debajo de la boca del frasco.

3.- Una vez asegurado el animal dentro del contenedor y sobre la hoja de papel o cartón, voltee el recipiente para que el escorpión caiga al fondo. El alacrán puede sobrevivir incluso días en el envase sin necesidad de abrir orificios para que respire (no es necesario taparlo, recuerde: el artrópodo no saltará ni trepará), siempre que se coloque en su interior un trozo de papel absorbente ligeramente humedecido.

4.- NUNCA SE FÍE DE UN ESCORPIÓN MUERTO. ESTOS TIENEN LA CAPACIDAD DE BAJAR SU METABOLISMO Y PERMANECER EN ESTADO DE INERCIA POR SEMANAS.

5.- Por favor, traslade al escorpión capturado a las instalaciones de Biotecfar-UCV (Centro de Biotecnología de la Facultad de Farmacia), Caracas; Telf: +58 (212) 339.7608 / 661.9427 para que personal calificado extraiga el veneno del animal que servirá para producir el suero antiescorpiónico. De esta manera y gracias a su valioso aporte usted estará contribuyendo a salvar la vida tanto del artrópodo como de las potenciales víctimas.


Notas sobre accidentes escorpiónicos.

De acuerdo con la más reciente publicación sobre taxonomía de escorpiones en Venezuela, estos animales están comprendidos en cuatro familias que incluyen dieciocho géneros y ciento tres especies. De todas esas, solo las ventiocho que pertenecen al género Tityus (Buthidae) son peligrosas para el hombre. El genero Tityus es endémico en nuestras zonas montañosas, encontrándose usualmente a alturas superiores a los 600 m.s.n.m.

Como se indicó antes, la gran mayoría de los artrópodos del país no posee veneno con características o en cantidad tal que represente peligro para el ser humano. Desafortunadamente, las zonas montañosas de nuestra geografía (macizo Guayanés, Maciso de Turimiquire, toda la Cordillera de la Costa, la Cordillera de los Andes, el sur del Lago de Maracaibo y la Cordillera de Perijá) son regiones endémicas del género Tityus, altamente peligroso, especialmente para niños y ancianos. Y es en esas áreas donde se concentra la mayor cantidad de población humana a nivel nacional. Todo emponzoñamiento escorpiónico que ocurra en la zona de endemicidad de Tityus sobre los 600 m.s.n.m., es grave y debe considerarse potencialmente mortal sin importar la edad de la víctima, su estado de salud o su sexo.

En estudios realizados en el Laboratorio de Neurofarmacología Celular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) se ha determinado que, si comparamos el peso seco de los venenos, el de los escorpiones del genero Tityus es cien veces más mortífero que el de serpientes de cascabel (Crotalus). Y si bien la cantidad de veneno inoculado por un escorpión es mucho menor que el de las serpientes de cascabel, esta altísima toxicidad hace a los escorpiones del género Tityus tan peligrosos como esos reptiles.

La peligrosidad del emponzoñamiento escorpiónico es sin embargo, desconocida por el público en general y por el gremio médico en particular. Pero, ¿por qué ocurre esto?: un gran número de casos ocurren con alguna de las setenta y cinco especies que en nuestro país no ofrecen peligro para el hombre. Por ejemplo, la Rhopalurus laticauda resulta fácil de confundir para el inexperto con los ejemplares del género Tityus con los cuales puede convivir en ciertos ambientes (Los Teques, estado Miranda por ejemplo). Los accidentes con R. laticauda y los otros alacranes no peligrosos para el ser humano han contribuido a crear por tanto la idea errónea de que todos los accidentes escorpiónicos no son graves y pueden ser curados sin mayor problema. Finalmente, todos estos artrópodos usan su veneno para matar a las potenciales presas de las cuales se alimentan tales como cucarachas (Blatidae). Los escorpiones comen poco y una vez que usan su veneno, demorarán  unas dos a tres semanas en reponerlo. Por ello, es probable que una persona aculeada por un Tityus reciba poca o ninguna cantidad de toxina, no sufriendo probablemente, consecuencias graves para su salud.


Enlaces de interés:


Licencia de Creative Commons
¿Qué hacer en caso de escorpionismo? by Rafael Gianni Zurita is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.